Editorial Nº54 – “Revolcada”

Mi columna dominical pretende ser realidad (o no) y ficción (o no) semana tras semana. Una mezcla de temperaturas. Es la forma que encuentro para mostrarles que lo importante es lo que pasa entre foto y foto.

Buscaré aquí un guiño que vaya bocetando el propio sistema de creencias de una persona normal, que intenta un balance para que la vida tenga sentido todo el tiempo. Salud!

FRÍO Y CALOR

Diría que te quedes con quien te ama.
Que la noche de sexo furioso se guarda en el recuerdo como aquella buena fiesta.

Y que el polvo es polvo pero el amorrr es amorr.

Que guardar verdadera intimidad es el tesoro.
Nada como esa cobija.
Como esa manta.
Como esa cuchara.

He dicho que creo que en definitiva todos buscamos lo mismo en materia emocional, no?
Que se yo. Más o menos aburrimiento, más o menos iniciativa que le pongamos, etapa en la que estemos, no hay como ese espacio entre dos que da la experiancia si sabemos darle lugar a la confianza verdadera, a vencer el miedo de plantear la buena conversación y descubrirnos entre dos: aquellos que somos los mismos y podemos convertirnos en mejores.

Es que en definitiva es un orgasmo y el orgasmo sabe igual: digo: esos segundos- quiero decir fisicoquímicos  o como se llamen, cuando nada más queda por descubrir.

Si supiéramos todos ver esto antes de desparramarnos y revolcarnos por ahí creyendo que aquello será mejor. Me refiero a echar a perder cuando algo aún vale la pena. (Cuando está roto está roto, cuando no es amor no es amor, cuando falla ya falla).

Creo que hay corazones armados o hay
corazones rotos.

Voy por el corazón nutrido.
Estable y no aventurero.

Que se yo, ni la virgen descalza, 
ni la loca suelta.

La aguja en el medio, 
con la sensatez de la tentación moderada 
que ha sabido regular y encontrar la pena sanada, la gloria acompañada, la aventura con dulzura y los recuerdos en su justa medida. 

La revolcada per se es un sin sabor que puedo sentir a distancia. 

La cuchara es un buen cubierto.
Ni tenedor, ni cuchillo, ni pinches ni filos en exceso.

Prudencia sexy, visión y descubrirse entre dos.

Buenas fuentes de data moderna, escucharse, respetarse, bancarse tomar iniciativas aunque a veces no toque y poner gps de vez en cuando.

Creo que nunca se para de aprender en la sexualidad.

Que la vaca nunca está atada.
Que nadie es la última Pepsi del desierto.
Que lo que paga es la intimidad.

Que lo sexy es ser dos.
Salud!
L.

(Les recomiendo seguir a @erikalust por temas de sexualidad real ?)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *