Serotonina

Se produce 95% en el canal alimentario.

La serotonina es una sustancia natural que funciona como neurotransmisor, es decir, transmite señales entre las células. En el cerebro, ayuda a regular los estados de ánimo, el sueño, el hambre y el deseo sexual. También incide en la memoria y los procesos de aprendizaje. Pero más del 95% de la serotonina del cuerpo se produce en el tracto gastrointestinal: interviene en los procesos de digestión, regula el metabolismo y juega un papel clave en la producción de hueso.

“Los investigadores descubrieron que la serotonina juega un número impresionante de roles en el cuerpo, tanto arriba como abajo del cuello. Un equipo encontró que la serotonina comienza a filtrarse en el cerebro anterior del embrión durante el primer trimestre del embarazo, y contribuye al desarrollo del circuito neural básico que más tarde en la vida se usará para aprender, para emocionarse y para consultar al psiquiatra”, dice la nota Job Description Grows for Our Utility Hormone publicada en The New York Times.

“La serotonina es una molécula diminuta compuesta de diez átomos de carbono, una docena de hidrógenos, dos nitrógenos y un solo oxígeno. Fue detectada por primera vez en 1948, en el serum de la sangre, y resultó ser un tonificante vascular que ayuda a contraer los vasos sanguíneos, de ahí su nombre: serum+tonificante.”

Aunque son numerosos los factores que inciden en la producción de serotonina, existe una estrecha relación entre este neurotransmisor y el sol, al punto que la psiquiatría habla de “patrón estacional” para referirse a algunos trastornos del ánimo. La piel tiene un sistema serotoninérgico propio que se activa con la luz y aumenta los niveles de serotonina, ergo el bienestar. Un estudio publicado en 2011 confirma que los niveles de serotonina de las personas que mueren en verano, cuando los días son más largos, son más altos que los de las personas que mueren en invierno.

Horrible depresión

“La serotonina es la molécula que ayuda a las personas a lidiar con la adversidad, a no desesperarse, a seguir buscando una solución a las cosas. Es el neurotransmisor don’t-panic-yet”, dice la nota de The New York Times. “Problemas en este sistema pueden contribuir a la depresión, la ansiedad, los ataques de pánico y la calcificación mental, que es la rigidez asociada a la incapacidad de ver el mundo renovado.”

Los antidepresivos ISRS (Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina) ayudan a aliviar estos síntomas. Funcionan alterando la química del cerebro para regular los circuitos de las células nerviosas cerebrales. Concretamente, los ISRS bloquean la reabsorción de la serotonina en las neuronas para que quede disponible para mejorar las transmisiones.

TheG entrevistó a Dolores Cardona, médica psiquiatra y co-fundadora de neomente.com.

¿Por qué se dice que la serotonina es la hormona de la felicidad?

En primer lugar, hay que aclarar que no es un hormona sino un neurotransmisor que transmite señales entre las neuronas. Regula la ansiedad y es la responsable de mejorar el humor, por eso su disminución esta relacionada con síntomas de ansiedad o depresión. La serotonina se asocia con las sensaciones de bienestar, relajación, satisfacción, aumento de la concentración y de la autoestima.

¿Es la responsable directa de la depresión y otros trastornos de la ansiedad?

Bajos niveles de este neurotransmisor, y de algunos otros, se relacionan con el ánimo decaído y el cansancio. Pero no olvidemos que también actúan otros neurotransmisores, como la dopamina y la noradrenalina, que es lo que hace que algunos tratamientos para la depresión requieran de otros fármacos además del antidepresivo.

¿La serotonina es la droga estrella de los antidepresivos de última generación?

Los antidepresivos más usados actualmente son los IRSS, cuya función es inhibir la recaptación de la serotonina en el espacio entre las neuronas para aumentar su concentración.

Un diagnóstico psiquiátrico, ¿requiere de un análisis de serotonina?

No, para nada. El diagnóstico de la patología psiquiátrica que involucra las vías serotoninérgicas es semiológico, es decir se basa en las características con las que un paciente presenta sus síntomas. Para acompañar el diagnóstico pedimos un laboratorio básico de rutina y de hormonas tiroideas. Según la clínica del paciente, podríamos ampliar con Resonancia Magnética Nuclear de cerebro y/o electroencefalograma cuando buscamos un diagnóstico diferencial especifico.

¿Cuáles son los efectos colaterales de los antidepresivos?

Los IRSS son, en su gran mayoría, muy bien tolerados, y el paciente no siente efectos adversos. En mi experiencia, algunos pacientes pueden reportar náuseas, dolor de cabeza, insomnio y sequedad de boca durante los primeros días, pero esto se soluciona cambiando las dosis o el momento de la toma. Ya más entrado el tratamiento, algunos pacientes refieren disminución del deseo sexual o disfunción eréctil, que también tiene solución.

¿Existe una manera natural de producir serotonina?

Sí, porque la serotonina se produce a partir de un aminoácido triptofano, que se encuentra en una vasta variedad de alimentos: carne de pollo o pescado, cereal o arroz integral, semillas de sésamo o calabaza, lentejas, garbanzos, soja, espinaca, zanahorias, apio, brócoli, pavo, tofu, bananas y dátiles. Seguir una dieta saludable y hacer ejercicio son claves para sentirse bien.

Risas enlatadas

“Si el 95% de la serotonina se produce en el tracto digestivo, y éste está tapizado de cientos de millones de células nerviosas, es lógico deducir que lo que pasa en el sistema digestivo no es solamente el procesamiento de alimentos, sino también de las emociones”, dice el artículo Nutricional Psychiatry: Your Brain in Food, publicada en Harvard Health Publishing. “Es más, el funcionamiento de estas células está altamente influenciado por las bacterias buenas que componen la microbioma del intestino.”

Aunque la síntesis de la serotonina en el cuerpo empieza con el triptofano, está comprobado que la serotonina no es la única causa de la depresión. “Numerosos experimentos han demostrado que cortar la producción de serotonina en personas normales sometiéndolas a una dieta estricta libre de triptofanosno va a incidir en su estado de ánimo. Por el contrario, aquellos con una historia clínica de depresión van a volver a sentirse tristes”, dice la nota Job Description Grows for Our Utility Hormone.

Decir que para sentirse bien hay que tomar sol, comer bien y hacer ejercicio parece una receta de la abuela. Pero en este caso está científicamente comprobado. “Los estudios revelan que los atletas tienen niveles de serotonina más altos y que el ejercicio estimula su producción, como también lo hace tomar un poco de sol o darse un buen masaje. Otra manera de subir la serotonina es pensar en aquellas cosas, experiencias o personas que nos hacen sentir amados o importantes: el cerebro producirá serotonina ya se trate de un recuerdo o de una fantasía proyectada”, dice la nota The neurochemicals of happiness que publica la revista Happiness.

La mayoría de las enfermedades demandan abordajes integrales. Kelly Brogan, la psiquiatra norteamericana que propone terapias holísticas para tratar los trastornos mentales, sostiene que la causa de la depresión es la inflamación y no el desequilibrio químico cerebral. Por otro lado, está probado que los cuadros crónicos de inflamación son más comunes en las personas que sufren estrés, lo que cierra el círculo otra vez y nos devuelve a la abuela, al sol y a un buen plato de comida.
Mientras algunos empiezan por la vida sana y otros prefieren hacer análisis, es un hecho que la pandemia aumentó la demanda de apoyo a la salud mental. “Es importante derribar el estigma de la patología psiquiátrica. De esta manera se puede actuar tempranamente e inclusive hacer prevención”, dice Dolores Cardona.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *